10 tecnologías clave para aprovechar el potencial de Internet de las Cosas

0

Internet de las Cosas es, sin duda, una de las grandes tendencias tecnológicas que veremos a lo largo de los próximos años y que conllevará la proliferación de dispositivos conectados, así como de aplicaciones y tecnologías, que permitan dar respuesta a las crecientes necesidades, tanto empresariales como de consumo. Gartner pronostica que todas aquellas empresas que quieran aprovechar el potencial de IoT deberán tener en cuenta una serie de tecnologías que, especialmente a lo largo de 2017 y 2018, experimentarán un notable auge.

  • Seguridad IoT. De acuerdo con las previsiones que maneja la consultora Gartner, los avances en hardware y software propiciarán que el área de la seguridad para Internet de las Cosas experimente un rápido crecimiento durante los próximos cinco años. Si la seguridad tradicional ha sido una asignatura pendiente en muchas corporaciones, las implicaciones que conlleva la conectividad de los dispositivos requerirá prestar especial atención a su protección, por lo que será clave que las empresas comiencen a invertir ya en el desarrollo de propuestas de seguridad que pongan a salvaguarda los entornos.
  • Analítica IoT. Los nuevos escenarios que originará Internet de las Cosas precisará de una analítica distinta a la que se ha venido utilizando hoy en día ya que requerirá de nuevos algoritmos, arquitecturas, estructuras de datos y una aproximación para aprender de los datos y extraer el máximo valor de la información y los conocimientos muy diferente a cómo se hacía hasta ahora.
  • Gestión de dispositivos. Otro de los retos que conllevará la evolución de Internet de las Cosas es la capacidad de gestión de la gran cantidad de equipos conectados a la que habrá que hacer frente. Desde Gartner también se vislumbran grandes oportunidades en este área en el que deberá afrontarse una gestión de los datos a partir de nuevas estructuras que permitan flexibilizar y aprender de los datos y con herramientas capaces de manejar y monitorear cientos de dispositivos.
  • Redes de corto alcance y baja potencia. Las redes de corto alcance dominarán la conectividad inalámbrica en el mundo IoT hasta 2025, si bien deberán coexistir con otras redes a las que también hay que tener presentes para evitar que entren en conflicto. Por tanto, conocer cómo desplegarlas y configurarlas aprovechando su potencial será otro aspecto clave.
  • Redes de área extensa de baja potencia. Además de las redes de corto alcance, las redes de amplia cobertura también serán necesarias cumplir con aquellos requisitos de dispositivos, aplicaciones y sistemas que necesitan cobertura en un área amplia y bajo ancho de banda, buena duración de batería, bajo coste operativo y de hardware, y alta densidad de conexión.
  • Procesadores. Desde Gartner apuntan que los microcontroladores de 8 bits dominarán el escenario de Internet de las Cosas hasta 2019 para comenzar a ser desplazados por los microcontroladores de 32 bits. Uno de los aspectos a tener en cuenta es que la consultora contempla el paso de los 8 a los 32 de los bits prescindiendo de los procesadores de 16 bits.
  • Sistemas operativos. Sin duda, ésta será otra de las grandes áreas en crecimiento teniendo en cuenta que los actuales sistemas operativos, como Windows, Chrome o iOS, no han sido diseñados teniendo en cuenta las necesidades de las aplicaciones de IoT y consumen mucha más memoria y energía. El desarrollo de sistemas operativos adaptados a los nuevos requerimientos.
  • Procesamiento de datos a través de las redes. Gartner pronostica que algunas aplicaciones de IoT generarán altos niveles de datos que deberán analizarse en tiempo real creando cientos de millones de eventos en las redes de comunicaciones que deberán transmitirse a través de las plataformas de computación basadas en streaming que emergerán para identificar patrones de comportamiento.
  • Plataformas IoT. Las plataformas diseñadas para IoT deberán garantizar la gestión de dispositivos, la generación y procesamiento de información, así como el desarrollo y funcionamiento de aplicaciones, análisis de la información y para adaptarse a los sistemas empresariales.
  • Estándares y ecosistemas. Aunque los ecosistemas y estándares no son propiamente tecnologías, se materializan a menudo como interfaces de programación de aplicaciones (APIs). Los estándares y sus APIs asociadas serán esenciales ya que los dispositivos conectados en el mundo de Internet de las Cosas las necesitarán para interoperar y comunicar y muchos modelos de negocio IoT confiarán en la compartición de datos entre múltiples dispositivos y organizaciones.

 

 

 

About Author

Leave A Reply